La situación laboral de los camioneros en España

El sector del transporte de mercancías por carretera en España abarca a una gran cantidad de trabajadores como autónomos dedicados al transporte, así como un amplio elenco de actividades: transporte de paquetería urbana, transporte internacional de larga distancia, transporte de mercancías peligrosas, etc…

Como consecuencia de ello nos encontramos con una gran variedad de convenios colectivos, uno por cada provincia básicamente, además de los convenios de empresa, que vienen a regular en sus respectivos ámbitos territoriales una misma actividad de forma completamente dispar y diferenciada, generando con ello enormes diferencias laborales y salariales en los trabajadores según la zona de España donde se encuentre.

Todo esto quiebra la Unidad de Mercado que sería deseable en este sector y acabar o, al menos limitar al máximo, las enormes desigualdades existentes según nos encontremos en Barcelona o Las Palmas de Gran Canaria por ejemplo.

Desde SELLÉS ABOGADOS luchamos para conseguir una mayor modernización del sistema ¿Cómo? Conseguir que se pacte un Convenio Colectivo Único que mejore e iguale las condiciones laborales y salariales de los camioneros en España, fijando por ejemplo un precio mínimo por hora o en función del kilometraje realizado o tonelada transportada, o bien, la existencia de Convenios Colectivos según el tipo de transporte pero iguales territorialmente. Te lo explicamos a continuación.

¿Por qué consideramos esencial luchar por la equiparación salarial?

En primer lugar porque el salario base fijado en los diferentes convenios colectivos varía enormemente. Y no sólo el salario base, sino que pluses que pensábamos consolidados como el de antigüedad han desaparecido en varios convenios, al haberse anulado por la última reforma laboral. De ahí que en varias provincias no se recoja dicho plus salarial a favor de los trabajadores.

Resulta evidente que las diferencias salariales que puedan existir entre una provincia u otra provocan, en gran medida, una competencia desleal que quiebra la unidad de mercado dentro del país, provocando una “fuga de empresas” ya que varias empresas que tenían su sede en provincias donde se pagan los sueldos más altos decidan cambiar de sede y asentarse en provincias limítrofes menos costosas.

De ahí que el II Acuerdo General para las Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera actualmente vigente no sirve ni ha cumplido las expectativas en tal sentido.

Debería negociarse un convenio colectivo estatal que diera uniformidad a la normativa laboral que afecta a los camioneros, evitándose así dichas “fugas de empresa”.

O bien, abogar por una regulación única e igual para todos los territorios, pero diferente según el tipo de transporte, estableciendo ámbitos funcionales más específicos. No es lo mismo una empresa de transporte de entrega de paquetería urbana que una empresa de transporte de mercancías de larga distancia y viajes internaciones o transporte de mercancías peligrosas.

Otros aspectos importantes que resultan afectados por la dispersión normativa y que afectan negativamente a las condiciones laborales de los camioneros son:

1.- La definición de “jornada de trabajo” y qué debe entenderse por tiempo de trabajo efectivo, tiempo de conducción, tiempo de presencia, la duración de las vacaciones anuales, la posibilidad de tener días de libre disposición o días propios, o incluso la pausa para el bocadillo. No hay que realizar una lectura de los diversos convenios colectivos para comprobar que en cada provincia se regulan de forma distinta estos conceptos, o incluso ni siquiera llegan a contemplarse algunos de ellos.

Los ingresos reales que debe percibir el conductor por el total de las horas trabajadas exigen una urgente una modernización del sistema del sector del transporte.

Con la última modificación de la ley que regula las jornadas especiales de trabajo, la empresa es responsable de llevar un registro del tiempo de trabajo de sus trabajadores móviles o camioneros, registro que deberá conservar al menos durante tres años después de la realización del período que se fije y cuya copia deberá entregar a los trabajadores que lo soliciten. Los registros del tacógrafo digital son una prueba importante para acreditar el cumplimiento de la jornada laboral, pero debe completarse con otros medios de prueba donde consten los tiempos de trabajo efectivo realizado por el conductor, ya que la normativa de transporte distingue entre tiempo de conducción y tiempo de trabajo.

2.- La regulación de los “Accidentes de Trabajo”, puesto que en varios convenios se garantiza que el camionero perciba su salario íntegro durante toda la baja en los supuestos de incapacidad temporal derivada de accidente de trabajo, mientras que en muy pocos se plantea dicha posibilidad en los casos de enfermedad común.

Por otro lado, varían enormemente las indemnizaciones que han de abonar las empresas en caso de muerte o incapacidad permanente de un camionero en caso de accidente de trabajo, las cuales vienen reflejadas en los convenios colectivos donde se establece la obligatoriedad de suscribir dicha póliza de seguros por la empresa a favor de sus trabajadores. En algunas provincias dicha indemnización alcanza los 60.000 € mientras que en otras no alcanza los 20.000 €.

Desde SELLES ABOGADOS nos ponemos a tu disposición para defender tus derechos y reclamar lo que te corresponde.